Scroll

Camino histórico: de Santiago do Cacém a Santiago do Cacém

Es en la emblemática Iglesia Matriz de Santiago do Cacém, ciudad con fuertes ligaciones a las peregrinaciones a Santiago de Compostela, que se inicia esta travesía a lo largo del sudoeste de Portugal. Por aquí han pasado, desde la Edad Media, los peregrinos venidos del Promontorium Sacrum, siendo destino místico de este viaje que ahora se recupera.

Recorrer los Caminos de Santiago, Alentejo y Ribatejo, esconden la promesa de una aventura, de descubrimientos insólitos, de desvelar una historia que la memoria preservó, una historia de se desarrolla en cada parada. Recorrer los Caminos, es revivir esa historia que las marcas del tiempo no han conseguido borrar, es transformar al viajero en espectador de una narración que se cuenta a través del patrimonio material e inmaterial, en las tierras, en los pueblos y en sus curiosidades , en la gastronomía, en sus gentes y en sus costumbres, los que ya fueron y los que continúan a ser y, al mismo tiempo, los que no participan de la misma, incapaces de resistir a las maravillas que se van desvelando.

Más que caminar, es conocer una tierra de paisajes que, aun que diferentes, comparten el hecho de ser únicos, repitiéndose solamente en los recuerdos que de ellos nos quedan.

Conocer los Caminos de Santiago, Alentejo y Ribatejo es, más que un viaje, una experiencia que marca, que queda, que se guarda. Y que se desea volver a repetir.


De Troia a Sines

Podemos llegar a Troia por Alcácer do Sal bien en ferry, o desde Setúbal, atravesando el estuario del Rio Sado. La Península de Troia, tiene muchas actividades a su espera – jugar golf, dar paseos a lo largo de sus playas u observar los delfines – también podrá disfrutar de paseos que le llevarán a conocer el patrimonio cultural de la región: la aldea palafítica de Carrasqueira y las Ruinas Romanas de Troia, que nos descubren cómo era ya una zona rica en recursos naturales hace más de 2000 años.

Después de Troia, encontramos Comporta, zona muy apreciada para ir a la playa con la familia y comer en sus buenos restaurantes. Estamos en una región de arrozales, por lo que es tradicional el confeccionar los platos con arroz – el tradicional arroz “carolino” – delicia gastronómica que no se puede perder.

Hasta Sines, la costa es una extensión de arena continua, con playas muy agradables como las de Pinheirinho o Galé. En Melides y en Santo André, dependiendo de las ganas y la preferencia de cada uno por determinadas actividades, podremos escoger entre las playas de agua de mar o las lagunas de aguas cristalinas– sin duda, un buen sitio para hacer piragüismo o windsurf.

Sines es una de las ciudades más importantes del litoral alentejano, siendo también puerto industrial y cabo de mar, lo que la coloca como punto de referencia para quien visita la región. Puerto pesquero tradicional, fue aquí que nació Vasco de Gama, el gran navegante portugués. Quién sabe si sus viajes no habrán inspirado el Festival de Músicas del Mundo en ……… que se realiza todos los años al comienzo del verano.


De Sines a Zambujeira do Mar

A partir del puerto de Sines, este paraíso natural de arena se transforma, y las suaves bahías se alternan con playas más propias de películas, con sus formaciones rocosas. De entre todas, las playas de São Torpes, Morgável y Vale Figueiros, merecen una larga parada con toda la familia. La gran riqueza de sus parajes submarinos las hacen también muy atractivas para la práctica del submarinismo.

En los caminos para las playas podremos encontrar pequeños restaurantes para comer pescado, en pueblos que se debruzan sobre el mar, tal como Porto Covo, pintoresco pueblo de pescadores que, nos recibe con una plaza muy bonita rodeada de pequeñas casas. La playa es muy acogedora y desde su pequeño puerto, de barcos coloridos, podremos llegar a la famosa Isla do Pesegueiro, que se ve, en frente, desde la playa.

Seguimos hasta Vila Nova de Milfontes, en la hoz del rio Mira. Entre la playa oceánica y el rio, los paseos en barco o piragua, son algunas de las sugestiones para pasar un buen momento con los amigos. Podrá subir rio arriba y llegar hasta Odemira.

Almograve, entre acantilados y dunas rojizas, es uno de los lugares más apreciados para practicar el surf y el bodyboard. Desde el pueblo, podremos hacer un recorrido por el campo hasta llegar a la playa, pasando por dunas y formaciones rocosas con millones de años.  

Más hacia el sur, encontramos el  Cabo Sardão, lugar agreste, no obstante un deslumbrante mirador sobre la costa recortada por los acantilados. En pleno parque natural, único en el mundo, encontramos a la cigüeña blanca que nidifica entre los acantilados.

Este viaje inspirador, sigue en dirección a  Zambujeira do Mar, donde encontramos otras playas que nos encantarán. Aquí, como a lo largo de toda la costa, los surfistas encuentran sus olas perfectas para entrenar y divertirse con ellas. 

Pero no solo de playas vive el litoral alentejano. Al sur de Sines, encontramos el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y la Costa Vicentina, con muchas ofertas para realizar actividades senderistas o en bicicleta. Los diversos senderos, señalados a lo largo de 450kms, integran la llamada Ruta Vicentina que discurre entre Santiago do Cacém y el Cabo de San Vicente. Estas rutas son una buena forma de conocer la región, mezclarse con lo cotidiano del lugar y con los que aquí viven y tener participar de otras experiencias,  más próximas a las costumbres y tradiciones locales.


GuestCentric - Hotel website & booking technology